Perfil

Mi foto
Tampa, Florida, United States
Comunicador Social Periodista, Especializado en Periodismo Digital.

viernes, septiembre 22, 2006

Gaira adelante con la sábila

Jabón de sábila elaborado en Gaira Santa Marta /
Foto Juan José Posada Uribe.

En el corregimiento de Gaira, perteneciente al municipio de Santa Marta capital del departamento de Magdalena en Colombia, se adelanta una nueva propuesta de cultivos para las diferentes familias campesinas del sector, se trata de la sábila, una planta que tienen usos medicinales y cosméticos.

El proyecto inicial del cultivo de sábila nació en la seccional del Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) de Gaira. En este centro educativo se adelantan cátedras a un grupo de estudiantes para que apliquen las buenas prácticas agrícolas en la planta.

Los estudiantes para conocer el proceso de cultivo de la sábila primero deben aprender a producir el abono orgánico utilizado para su siembra, para ello usan la lombricultura de la cual se extrae un lombricompuesto que es utilizado al momento de sembrar la sábila.

En estas camas se cultiva la lombriz roja californiana. Estos animales transforman la tierra en humus por medio del sistema de separación, es decir la rotación de las lombrices dentro de la cama. Cuando una parte del abono orgánico ya esta listo, se saca para utilizarlo en los cultivos.

Las camas de lombricultura del SENA poseen un sistema de riego basado en un diseño aéreo para optimizar el trabajo de los alumnos ya que la tubería en el piso molesta al momento de caminar. Este riego es uniforme y las camas adquieren la humedad necesaria para el cultivo de lombriz californiana, comúnmente a esta práctica se le llama capacidad de campo, es decir que la zona donde están ubicadas las lombrices es húmeda pero no encharcada.

El techo es otro elemento fundamental para el desarrollo del abono orgánico utilizado en la sábila, se ponen sacos de tipo cafetero los cuáles se abren y se cuelgan como hamacas, para que el viento caliente se disperse por toda la zona.

Después de todo este proceso, el abono orgánico es recogido en sacos y llevado a las nuevas plantaciones de sábila ubicadas dentro de las instalaciones del SENA seccional Gaira, allí se le aplica el abono a la sábila. Hay que tener en cuenta que para la protección de las plántulas pequeñas de sábila, estas deben estar acompañadas de cultivos alternos para que les dé sombra y la planta no se deshidrate, más aún cuando la temperatura ambiente es de 35 a 40 grados centígrados como en este caso.

Este humus tiene bastante materia orgánica y elementos menores que se activan en suelo arenoso como en el que esta plantada la sábila en Gaira, suelos que tienen poca materia orgánica y donde el abono mejora la sustancia del suelo y le da nutrientes a la planta.


Cultivo de sábila Gaira Santa Marta /
Foto Juan José Posada Uribe


La sábila se debe desherbar cada quince días, para que las plantas parasitas no se aprovechen de los nutrientes del humus, la razón de utilizar abonos orgánicos en la sábila es que los más de 94 productos para la salud, cosmetológicos y veterinarios que se produce a partir de la planta no pueden llevar contaminantes.

Las plantas de sábila que por lo general son de 30 centímetros al momento de ser transplantadas, deben permanecer 24 meses en crecimiento, luego de ese tiempo la planta ya empieza a dar sus pencas y la producción puede estar entre una y tres pencas al mes si se cuida bien la planta.

Negocio a la vista

Como lo decíamos al comienzo el objetivo de la mayoría de los estudiantes es iniciar cultivos de sábila en sus tierras, muchos de ellos son campesinos desplazados por el conflicto armado en lo alto de la Sierra Nevada, pero por medio de estas enseñanzas desean seguir adelante, es el caso Jeison quien en 2001 tuvo que salir con su familia de la vereda Calabazo.

En un futuro Jeison tiene pensado montar una microempresa para generar productos a partir de la sábila, y de esta forma ayudar no solo a su familia sino también a los campesinos de la vereda México donde vive actualmente.

Octavio es otro beneficiado de las enseñanzas dictadas por el SENA sobre la sábila. Este hombre vio en esta planta una propiedad alimenticia de primera categoría, por esta razón decidió vender jugo de sábila, actividad con la que actualmente se gana la vida. Octavio también sufrió el desplazamiento forzoso hace dos años en el departamento de Antioquia, y asegura que el objetivo de este curso es que los estudiantes se sientan 100% seguros de su trabajo y confíen en los benéficos económicos que les puede traer el cultivo de sábila, así como él esta vendiendo su refrescante jugo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Tengo unos extraños recuerdos de la sábila en mi infancia. Pero en fin. Entre tanto que hacer y la gente se queja...

Saludos.