Perfil

Mi foto
Bogotá, Cundinamarca, Colombia
Comunicador Social Periodista, Especializado en Periodismo Digital.

domingo, marzo 02, 2008

No trafique con especies animales, le puede dar cárcel

El mensaje es claro, si usted o cualquier otro colombiano retiene, trafica o comercializa especies de fauna y flora de nuestro país, podría pasar de uno a dos años en la cárcel. Colombia mediante Ley 17 de enero 22 de 1981 entró en la Convención sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, suscrita en Washington D.C. el 3 de marzo de 1973, esta ley fue ratificada en nuestro país el 31 de agosto de 1982 entrando en vigor el 29 de Noviembre del mismo año.

Según la Policía Ambiental, perteneciente a la SIJIN la comunidad colabora con denuncias anónimas que ayudan a investigar a presuntos comercializadores de fauna y flora, en el 2007 tan solo en Bogotá fueron decomisadas 8.000 especies. Por esto la autoridad competente le hace llegar un mensaje a los padres de familia para que no compren estos animales como mascotas para sus hijos.

Entre los animales más comunes están las Guacamayas, Primates, Tortugas, Serpientes y Loros. Si la policía ambiental tiene un caso entre manos de retención, tráfico o comercialización se inicia la investigación y se delega a un perito para que le solicite al fiscal el procedimiento de captura.

Según la Secretaria Distrital de Ambiente en Bogotá los procesos de incautación son realizados por la Policía Ambiental y la Policía de Carretas, además dieron a conocer que existen dos puntos de entregas voluntarias para la comunidad, el aeropuerto el dorado y la terminal de transportes en la capital de Colombia, de allí los animales son llevados al Centro de Recepción y Rehabilitación de Fauna Silvestre.

Algunas especies como las tortugas, babillas y serpientes son devueltas a su habita natural, pero otras como primates, cusumbos y perros de monte deben ser trasladados a zoológicos ya que están acostumbrados al hombre. Otros mueren en cautiverio.

Un ejemplo del trabajo realizado en el Centro de Recepción y Rehabilitación de Fauna Silvestre en Bogotá, es un tigrillo decomisado en la capital, después de un trabajo de 4 meses se encuentra en un lugar aislado donde ya caza por si solo al soltarle las presas, el objetivo regresarlo a las selvas colombianas.

De esta forma queda demostrado que las especies animales silvestres no deben tener tu casa por cárcel.

No hay comentarios.: