Perfil

Mi foto
Bogotá, Cundinamarca, Colombia
Comunicador Social Periodista, Especializado en Periodismo Digital.

miércoles, octubre 11, 2006

Evitar los rayos es cuestión de salud

Tormenta Eléctrica

Uno de los inconvenientes naturales que tienen los productores colombianos en sus fincas son las tormentas eléctricas, debido a este estado natural muchas veces el ganado y hasta las mismas personas pueden morir, pero existen varias formas de prevenir este tipo de situaciones.

Lo primero que las personas deben tener en cuenta es que en la naturaleza todos los elementos bien sean ropa, piedras o comida, están compuestos por partículas llamadas cargas eléctricas y se ubican en la ciudad, fincas o áreas despejadas. Los habitantes de ciudades y productores del campo deben tener presente este dato en el momento en que las nubes toman un color gris, esto significa que pronto se puede desatar una tormenta eléctrica.

Estas descargas eléctricas también se manifiestan de forma luminosa como el relámpago, al tocar tierra tanto el relámpago como el rayo producen otro fenómeno, la energía producida hace subir un pequeño rayo por varios conductores. Esta energía pude subir por el ganado, gallinas, porcinos o el mismo cuerpo humano pues sirven como transmisores.

Este efecto para mayor detalle se puede ver en un modulo especial ubicado en el Museo de Ciencia y Tecnología Maloka en la ciudad de Bogotá, donde literalmente la energía le pone los pelos de punta al ser humano.

Para simular el efecto de un rayo bajando de las nubes a la tierra, Maloka posee un generador de alta tensión que genera 600.000 mil voltios. En las casas u oficinas donde se conectan los diferentes electrodomésticos solo se manejan 120 voltios.

Al caer el rayo en zonas abiertas esta energía puede circular o subir por los árboles, casas, animales o personas, es allí donde se detecta uno de los principales peligros. Al impactar el rayo en tierra, esa corriente puede ser de 40 a 50 mil amperios, comparados con los 10 amperios que produce la plancha en un hogar, si la persona o animal recibe esa corriente con los dos piernas sobre la tierra puede ser peligroso, la recomendación es pararse en una sola pierna para evitar el efecto conocido como la tensión de paso.

Por otra parte si la persona con una mano toca o agarra una cerca ó un árbol, el rayo también puede pasar por esos sitios haciendo una circulación de corriente por el cuerpo muy peligrosa. El consejo es no tocar nada al momento de una tormenta eléctrica en campo abierto, esto es conocido como tensión de paso.

Los resultados físicos tanto en humanos como animales al exponerse a un rayo de estas categorías son quemaduras internas y externas, ataque al sistema nervioso, paros cardiacos, paro respiratorio o asfixia.

Lo mejor en estos casos es ubicar a su ganado o animales dentro de un establo, en algunas ocasiones esta faena es difícil por que los animales se encuentran pastando al aire libre, para eso existen posibilidades como los paradores de rayos hechos en cobre.

Los productores del campo deben observar sus tierras y definir los puntos más altos, como árboles, lomas y colinas, allí pueden enterrar una varilla de cobre de un metro y unirle como minino dos bajantes o varillas del mismo material dos metros bajo tierra, esto servirá de protección para sus animales.

La Jaula de Faraday

Jaula de Faraday

La Jaula de Faraday es otra protección para los humanos, también se puede instalar en establos o galpones cubiertos. Esta jaula se arma con tres elementos. Arriba el pararrayos en cobre que puede ser una vara o el volumen que requiera la edificación, luego las bajantes del mismo material que como mínimo deben ser dos, y por ultimo la puesta a tierra, una varilla que debe ir dos metros bajo tierra.

Para las personas interesadas en conocer más sobre el tema, el Instituto Colombiano de Normas Técnicas y Certificación (Icontec) expidió la norma técnica colombiana NTC 4552 donde se muestra la evaluación de riesgos al caer un rayo y como debe ser su sistema de protección.

Para mayores informes los interesados pueden comunicarse con Horacio Torres a la Universidad Nacional de Colombia en Bogota al teléfono (57) (1) 316 50 00 ext. 18426 o al celular (57) (1) 300 212 78 07.

No hay comentarios.: